En Clave Internacional

Guantánamo: ocho años de barbarie

Posted in Estados Unidos by Jaime García on 11 enero 2010

Cuando aún permanecen 198 detenidos en el penal de Guantánamo, con muchos de los cuales Estados Unidos no sabe aún qué hacer, se cumplen ocho años de la llegada de los primeros sospechosos a la prisión. El octavo aniversario de la transformación de una base de segunda categoría en el penal más defendido del mundo se produce diez días antes de la fecha límite que el presidente de EEUU se marcó como para límite vaciar sus celdas.

Obama hizo de su oposición a la guerra de Irak y a Guantánamo una de sus banderas pero, una vez en la presidencia, no ha podido hacer efectiva la orden de cierre emitida tras llegar a la Casa Blanca. La oposición del Congreso, incluso la de miembros de su propio partido, a admitir presos en suelo norteamericano y las dificultades legales que suponen la situación de unos prisioneros que no están acusados formalmente, han frenado el cierre de la prisión.

Además, tras el intento de atentado en un avión con destino Detroit por un nigeriano presuntamente entrenado en Yemen, la Casa Blanca dio a conocer que detendrá las repatriaciones de los 92 yemeníes, el grupo más numeroso, apresados en Guantánamo.

¿Guantánamo en Illinois?
A pesar de que la Administración Obama ha liberado y transferido a 44 de los 242 encarcelados, organizaciones humanitarias como Human Rights Watch urgen al presidente a “renovar su promesa de cerrar la prisión de forma rápida y responsable”.

El Gobierno quiere trasladar a algunos de los presos a Thomson, en Illinois, donde se encuentra una prisión estatal vacía que el gabinete federal compraría y adaptaría para elevar su nivel de seguridad. El portavoz presidencial, Robert Gibbs, no ha concretado fechas para un plan que debería contar con el apoyo del Congreso para los fondos y la modificación de una ley que sólo permite la entrada en EEUU de detenidos de Guantánamo para ser juzgados.

La solución que plantea la Casa Blanca pasaría por encerrar en la nueva prisión a hombres considerados peligrosos contra los que no tiene evidencias suficientes para procesarlos o serían inadmisibles en un juicio por las condiciones en que se obtuvieron. Andrea Prasow, experta en terrorismo de Human Rights Watch, ha declarado que “si la Administración continúa la detención sin cargos, no estará cerrando Guantánamo, sino moviendo la cárcel a Illinois”.