En Clave Internacional

Populismo y desconocimiento, rivales de la inmigración

Posted in Estados Unidos by Jaime García on 10 abril 2010

[Texto también disponible en miradasdeinternacional.com]

“América para los americanos”, dicen. Los voceros y seguidores del ‘Tea Party’ reclaman una vuelta a lo más primigenio de la nación. Miles de personas integran un movimiento radicalmente contrario al poder federal y los impuestos y al presidente Obama, a quien acusan de no ser estadounidense. Reivindican los valores más conservadores del Partido Republicano y atacan sin piedad a los llamados RINOs (Republicanos Sólo De Nombre). Su discurso tiene poca profundidad, pero les llega para reclamar la devolución de América a los americanos; rechazan la inmigración y reniegan de las minorías raciales.

Llama la atención que un movimiento de estas características tenga lugar en un país fundado por inmigrantes, cuya absorción de los diversos flujos migratorios ha contribuido al desarrollo del país y a dar sentido a la identidad nacional. Estados Unidos tiene cerca de 43 millones de inmigrantes. Desde los casi 11 millones de inmigrantes que había en el país norteamericano en 1960, la tasa de crecimiento anual ha registrado unos números positivos del 2,9% anual de media, coincidiendo con un crecimiento de su economía e influencia internacional que le han situado como única superpotencia mundial.

Pese a ello, la democracia más longeva del mundo tardó bastantes más años que otras naciones europeas en abolir la esclavitud, y hace tan sólo 45 años que promulgó las leyes de Derechos Civiles. La democracia por excelencia ha ejercido el poder de manera despótica sobre una buena parte de la población.

Involución, no revolución
¿Quieren volver a ello los miembros del ‘Tea Party’? La nueva derecha estadounidense revela el carácter racista del hombre blanco que ha ido perdiendo el poder dominante del que disfrutaba, minado por las sucesivas corrientes igualitarias; liberación femenina, derechos civiles…

Según datos de Gallup, el movimiento conservador está formado mayoritariamente por hombres, que forman el 55% del total, frente al 45% de mujeres. Los seguidores de Sarah Palin y compañía no cumplen las características del ciudadano medio estadounidense, política e ideológicamente hablando. Sólo el 8% de quienes apoyan este movimiento son demócratas, frente al 32% de los americanos que se declaran como tal; el 49% de sus seguidores son republicanos, cuando el 28% de los encuestados se declaran republicanos.

El credo del movimiento del ‘Tea Party’ no es original. En tiempos de crisis, el discurso más sencillo es culpar a los inmigrantes. Las líneas maestras de las arengas racistas se basan en que los recién llegados dejan sin trabajo a los nacionales, viven de los contribuyentes por la petición de ayudas al Estado, sobrecargan servicios públicos como la salud y la educación y aumentan la delincuencia. No porque un juicio se repita con frecuencia se vuelve cierto. Nada de esto ocurre en Estados Unidos. [LEER MÁS] (more…)