En Clave Internacional

Obama vuelve a seducir

Posted in Barack Obama by Jaime García on 13 enero 2011

El post también se puede leer -MÁS COMPLETO- en jaimegarciag.blogspot.com, próximamente la nueva dirección del blog.

El discurso de Obama en el funeral por la matanza de Arizona recordará a aquellos que se movilizaron para llevarle a la presidencia por qué le votaron en 2008. Las posibilidades de que Obama gane las próximas elecciones de 2012 suben irremediablemente. Es la opinión de David Remnick , director de «The New Yorker» y autor de la biografía del presidente de Estados Unidos, «The Bridge».

A su modo de ver, fue su mejor discurso desde «A more perfect union», en marzo de 2008, y el mejor como presidente. Obama se elevó por encima de las disputas políticas para mostrar su lado más presidencial y conciliador. «Usemos esta ocasión para escucharnos con más cuidado, para afinar nuestros instintos hacia la empatía y recordarnos todas las maneras en las que nuestras esperanzas y sueños están unidos», dijo. (more…)

Anuncios

Obama baja a la tierra

Posted in Barack Obama by Jaime García on 29 diciembre 2010

El post también se puede leer en jaimegarciag.blogspot.com, próximamente la nueva dirección del blog.

Para Obama, el año 2010 ha oscilado entre la reforma “de puta madre” del sistema sanitario a la “paliza” de los republicanos en las elecciones legislativas de noviembre. La incursión del Tea Party ha encauzado la vida política en Washington hacia una oposición feroz al presidente Obama, cuyos éxitos han estado siempre a la sombra de las actividades de Sarah Palin y compañía.

El año comenzó mal para el presidente de Estados Unidos. La muerte de Edward Kennedy daba paso a la sorprendente victoria del ultraconservador Scott Brown en el escaño por Massachusetts. Los demócratas perdían así la ‘supermayoría’ en el Senado que le aseguraba la aprobación de la reforma sanitaria.

Una maniobra técnica permitió superar el bloqueo republicano y el 21 de marzo la Cámara aprobaba el mayor logro de la Administración Obama, “algo de puta madre” según el vicepresidente Biden: la reforma del sistema de salud ampliaba la cobertura médica a 32 millones de estadounidenses para 2019. La popularidad de Obama caía en picado.

La firma con Rusia del Tratado START de desarme nuclear, hasta la fecha su mayor logro en política exterior, fue una pesada losa y solo a finales de año logró la ratificación del Senado. Su otra gran apuesta, la paz entre Israel y Palestina, se quedó en una fotografía para olvidar. Las negociaciones directas que sentaron en la misma mesa a Netanyahu y Abbas quedaron bloqueadas por la negativa de Israel a extender la moratoria a los asentamientos judíos de Cisjordania.

La estrategia del ejército americano se reveló ineficaz en Afganistán, auténtico quebradero de cabeza para la Casa Blanca. Las críticas del general McChrystal al Gabinete Obama provocaron su destitución. Su sustituto, el general Petraeus, no la logrado mejores resultados. En Irak, el otro frente abierto, la retirada de la última brigada de combate marcó el fin de la Operación Libertad Iraquí que comenzó en 2003. Guantánamo sigue abierto.

En casa, el ala más conservador de los americanos se unió en torno al Tea Party, con Sarah Palin como cabeza visible, para escorar a la derecha el debate político. La intensa propaganda del movimiento, auspiciado por la Fox, contribuyó al deterioro de la imagen de Obama y al descalabro demócrata en las elecciones de noviembre. La “paliza” de los republicanos incluía la recuperación de seis asientos en el Senado y la mayoría en la Cámara de Representantes. La tasa de paro, siempre por encima del 9%, y la lenta recuperación contribuyeron a que las Cámaras quedaran en manos republicanas.

Por otro lado, el vertido de petróleo provocado por la explosión de la plataforma de BP en el Golfo de México provocó un desastre natural cuyas consecuencias a largo plazo aún no se han determinado con certeza. Las filtraciones de Wikileaks dañaron también la imagen de Estados Unidos por las mentiras en la guerra de Afganistán y las dimensiones del ‘cablegate’.

El año 2011 será decisivo para Obama. Con un equipo nuevo, está obligado a superar la oposición de un Congreso en manos republicanas como lo hiciera Clinton y recuperar la estrella que le llevó a la presidencia en 2008. La cuenta atrás ha comenzado: 23 meses para las presidenciales de 2012.

El plan de recorte de impuestos, la ratificación del tratado START y la aprobación de la ley DADT, todo en diciembre, impulsan a un Obama renovado dispuesto a revelarse como un conciliador hombre de Estado y a asegurarse su reelección en las próximas elecciones.

EE.UU. le enseña los dientes a Obama

Posted in Estados Unidos by Jaime García on 3 noviembre 2010

Marco Rubio y Rand Paul ya tienen sitio en el Senado. La ‘bruja’ Christine O’Donnell ha acusado una campaña que rozó lo surrealista y tendrá que intentarlo en otra ocasión. Los republicanos han tomado la Cámara de Representantes; a falta de concretar 13 escaños, los demócratas han perdido 60 diputados, muy por encima de los 52 de Clinton en 1994 o los 26 de Reagan en 1982.

El movimiento del Tea Party ha movido a la derecha del debate político estadounidense y los republicanos ya piensan en cómo parar el ascenso de Sarah Palin con vistas a las presidenciales de 2012. Con un Congreso dividido y abocado al bloqueo, Barack Obama inicia la parte dos de su mandato. Un paso atrás y la vitola del pacificador serán sus señas de identidad. La batalla política en las Cámaras y Obama ejerciendo el derecho de veto cuando lo vea necesario.

A la espera de la rueda de prensa convocada por Obama, el presidente se ha puesto en contacto con los líderes demócratas y republicanos para mostrar su disposición a colaborar con ellos. John Boehner, próximo presidente de la Cámara de Representantes, está dispuesto aunque pone condiciones: “Esperamos que el presidente Obama respete ahora la voluntad popular, cambie el rumbo y se comprometa a hacer los cambios que la gente reclama. En la medida en que esté dispuesto a esto, nosotros estaremos dispuestos a colaborar con él”. El republicano Mitch McConnel ha sido más claro. “El objetivo de estas elecciones es lograr que Obama no sea reelegido en 2012”, ha declarado.

Lo cierto es que el ambiente es de campaña electoral. Los cambios en el Gabinete Obama piensan en volver a ganar y abandona el ‘gran Gobierno’ de su primera etapa. Hillary Clinton, desaparecida en una gira asiática y ajena al descalabro demócrata, será una figura clave. Los posibles candidatos republicanos se han dejado ver por Iowa, estado clave en el desarrollo de las primarias. Mitt Romney o Bobby Jindal podrían dar el paso en breve.

Incluso Michael Bloomberg, que podría presentarse como independiente. Su candidatura sería la peor noticia para Obama, pues aglutinaría el voto centrista y republicano moderado. Otro escenario podría colocar a un candidato del Establishment al frente del partido conservador y otro independiente del Tea Party.

En cualquier caso, la situación actual deja a un presidente en apuros que debe reinventarse y mostrarse como la figura capaz de encontrar acuerdos. La popularidad de Obama ronda el 45%, similar a la aprobación de Reagan y Clinton en el mismo punto. Ambos fueron reelegidos. ¿Lo logrará Obama?

2012 en el horizonte

Posted in Estados Unidos by Jaime García on 2 noviembre 2010

Foto: White House

Estados Unidos vive en un estado de elecciones continuo. Apenas pudo Obama comenzar su proyecto cuando lasurgencias electorales de sus colegas demócratas y el bloqueo republicano dejaron su presidencia en punto muerto. Cuando los estadounidenses votan para elegir una nueva Cámara de Representantes y un tercio del Senado, la campaña para las presidenciales de 2012 ha echado a andar.

El Obama 2.0 tiene como objetivo volver a ganar. Pete Rouse, jefe interino del Gabinete Obama, hace de transición hacia el equipo definitivo que acelerará la máquina electoral. David Plouffe, creador del ‘mito Obama’, podría incorporarse próximamente a la Casa Blanca mientras que el asesor presidencial, David Axelrod, abandonará en un año su cargo para asegurar la reelección de Obama. El director de comunicaciones, Robert Gibbs, asumirá responsabilidades mayores.

Los mensajes del cambio y la esperanza ya están agotados. Obama debe vender éxitos, que los ha tenido. La contención de la crisis económica y las históricas reformas de la sanidad y el sistema financiero justifican por sí solos una presidencia pero no la de Obama, que prometió mucho más. El presidente estadounidense debe afrontar la cuestión migratoria, la creación de empleo, la paz en Oriente Próximo o la contención del régimen iraní. Y, sobre todo, recuperar la iniciativa del discurso político. El reto se plantea mayúsculo por la previsible polarización del debate en las Cámaras.

La altura del presidente se medirá por su habilidad para superar el anunciado bloqueo republicano. Porque ellos también piensan en 2012. Quieren maniatar a Obama, quitarle la iniciativa. Y el primer paso es frenar la estrella de Sarah Palin, buena candidata entre las bases más conservadoras pero con pocas posibilidades en el conjunto del país. Mitt Romney, Mitch Daniels, Paul Ryan y Mike Huckabee se postulan como posibles candidatos.

“Deja que Pete lo arregle”

Posted in Estados Unidos by Jaime García on 20 octubre 2010

Cuando Obama llegó a Washington como senador Pete Rouse estaba a su lado. Cuando sopesaba presentar su candidatura a la presidencia de Estados Unidos volvió a recurrir a él. El nuevo jefe de Gabinete de la Casa Blanca participó de forma activa en la campaña electoral en calidad de asesor y fue uno de los presidentes de su equipo de transición, encargado de la elaboración del equipo de la Administración Obama.

El estilo de Pete Rouse tiene poco que ver con el de su predecesor. Su discreción se opone a la hiperactividad de Rahm Emanuel, más polémico y carismático. Llega en un momento complicado. ya que todas las encuestas apuntan a un descalabro demócrata en las elecciones de mitad de mandato. La segunda etapa de la Administración Obama va a requerir la acción bipartidista y Pete Rouse goza del respeto de demócratas y republicanos y se destaca por su exhaustivo conocimiento de los entresijos de Washington. Obama, entre bromas, lo presentó con el lema ‘Deja que Pete lo arregle’.

La suya no es una tarea imposible. A pesar del ascenso del Tea Party y Sarah Palin, Obama sigue siendo el político más popular del país. El 45% de la población respalda su gestión y más de la mitad simpatiza con él, valores que pueden lanzar al Obama 2.0. El que tratará de concluir con éxito la presidencia desde el acento en la política exterior y la exigencia de responsabilidad de los republicanos, que se perfilan como los dominadores en ambas Cámaras.

Pete Rouse se graduó en Harvard y en la London School of Economics y empezó a trabajar en el Capitolio en 1973. La relación Rouse-Obama comenzó a trabajar con Obama en 2004 cuando ganó de manera inesperada un escaño a Daschle. Tras una primera negativa, aceptó ser su jefe de Gabinete. Ahora ha vuelto a decir que sí, aunque ha dejado claro que no espera ocupar el cargo más que unos meses. No obstante, no se descarta que Obama le pida aceptar el puesto de forma permanente.

La evolución del retrato de Obama

Posted in Barack Obama by Jaime García on 9 septiembre 2010

La historia de Obama al frente de la nación más poderosa del mundo es la de una popularidad en decadencia. El extraordinario movimiento generado durante la larga campaña electoral que precedió su elección ha ido decayendo con el tiempo y ahora su índice de aprobación se fija en el 45%. Si se cumplen las encuestas, los republicanos ganarán 50 nuevos escaños en la Cámara de Representantes y los demócratas podrían quedar con menos de 50 senadores. La marca Obama generó y sigue generando multitud de retratos. Lo que sigue es un pequeño ejemplo de lo que genera la figura del presidente de EEUU.

Obama encarnó como ningún otro candidato el sueño americano. Su equipo supo atribuir a Obama los mejores valores estadounidenses.

(more…)

Los hispanos siguen la estela de los afroamericanos

Posted in Estados Unidos by Jaime García on 5 agosto 2010

Unos cincuenta años atrás el director del FBI, John Edgar Hoover, calificó al movimiento negro como la amenaza interna más grande para la seguridad de Estados Unidos. Bien entrado el siglo XXI, es un sheriff de Arizona, Joe Arpaio, quien aplica la misma doctrina contra los inmigrantes hispanos.

Entre 1956 y 1971, en el marco del COINTELPRO, el FBI abrió 295 acciones contra los movimientos afroamericanos. Arpaio, mal aprendiz de Hoover, exhibe la misma actitud hacia los hispanos. Al sheriff de Maricopa no se le quedan pequeñas las cárceles pues monta tiendas de campañas para que todos cumplan su condena. Los presos visten obligados ropa interior rosa y trajes a rayas.

Si el inicio de la segunda mitad del siglo pasado estuvo marcado por las reivindicaciones -a menudo sangrientas- de los afroamericanos en un sistema hecho por y para los blancos, los hispanos han tomado ahora el testigo. Reclaman su condición de ciudadanos, su cuota de poder en un país cuyo sistema político es incapaz de dar soluciones.

La gobernadora de Arizona, Jane Brewer, prendió con su ley racista la mecha de un nuevo movimiento civil. Y es que la comunidad hispana no va a detenerse en su empeño. Cuentan, de momento, con el apoyo del presidente Obama que no obstante es incapaz de aprobar una ley de inmigración que resuelva las reivindicaciones de la minoría.

Buena parte de la opinión pública se ha posicionado ya en contra de la ley de Arizona y miles de personas han mostrado su desacuerdo en sucesivas manifestaciones. La primera victoria de la comunidad hispana ha sido la suspensión de los artículos que incriminaban a los inmigrantes en la polémica ley. Pero sólo es un pasito en el largo camino que se presenta.

La batalla judicial provocada por la SB 1070 se alargará en el tiempo, cosa que aprovecharán los colectivos de inmigrantes para organizar la lucha por sus derechos. Una movilización al estilo de la Marcha de Washington y un líder como Malcom X o Luther King quedan aún lejos, pero el movimiento apenas ha dado sus primeros pasos. La aparición de un dirigente nacional y una organización fuerte son cuestión de tiempo si Obama no ataja la encrucijada.

La cuestión hispana puede pronto dejar de ser un problema electoral para la Casa Blanca para convertirse en la antesala de una revolución. Las pasadas exigencias de los afroamericanos nos recuerdan el poder de la organización civil.

ARTÍCULOS RELACIONADOS EN EL BLOG: Populismo y desconocimiento, rivales de la inmigración

¿Qué lobbies influyen más?

Posted in Estados Unidos by Jaime García on 26 julio 2010

En ningún país como Estados Unidos son tan acusadas las actividades de presión de ciertos grupos de interés. A pesar de que el cabildeo está reconocido en la Carta de Derechos como una manifestación de la libertad de expresión, los intereses de las grandes compañías confrontan con los de los ciudadanos.

Los lobbies son grupos de presión que ponen en marcha una extraordinaria maquinaria de relaciones públicas y presiones políticas con el fin de orientar las decisiones de los aparatos gubernamentales a su favor. El presidente americano, Barack Obama, ya manifestó en The Audacity of Hope su disconformidad con el funcionamiento de estos grupos:

Para mí no es lo mismo un grupo de presión empresarial cuya fuerza se basa exclusivamente en el dinero, que un grupo de individuos que sostienen las mismas ideas -ya sean trabajadores textiles, aficionados a las armas, veteranos o familiares de granjeros- y que se unen para defender sus intereses.

Y es que no hay más que echar un vistazo a los grupos más influyentes. Una lista elaborada por Lobby Watch que recoge los 100 grupos de presión más importantes sitúa entre los diez primeros a la Asociación Estadounidense de Médicos y la Asociación Estadounidense de Hospitales. Ambas han invertido millones y millones de dólares para impedir una reforma del sistema de salud como el que Obama logró aprobar diera cobertura a millones de ciudadanos que carecían de ella.

Apenas hay seis lobbies relacionados con los intereses de los ciudadanos; los sindicatos, tres asociaciones de jubilados, un grupo que integra a los agricultores y la Asociación de Abogados Procesales. La Cámara de Comercio aparece como el lobby que más gasta, seguido del Grupo Altria (industria del tabaco) y General Electric. Entre 1998 y 2004 –son los datos que ofrece Lobby Watch- los diez lobbies más grandes gastaron casi mil millones de dólares en actividades de relaciones públicas.

La brecha que separa a los ciudadanos de sus representantes políticos viene dada por realidades como esta. La gente de a pie se queja –con razón- de que los gobiernos están al servicio de las grandes corporaciones. La capacidad de influencias de las multinacionales cercena los fundamentos democráticos; la libertad de expresión y la igualdad de oportunidades dan más voz a los que tienen más recursos.

Los valores que sustentan el sistema democrático se han convertido en su peor enemigo. Sobre todo, en Estados Unidos, donde la actividad de los lobbies forma parte de la cultura nacional. La transparencia, además, es máxima. El Boletín Trimestral del Congreso y la web de la Comisión Electoral Federal se encargan de dar a conocer las actividades de cabildeo de los grupos de presión.

Aquí radica una de las dificultades que tiene que superar Obama, decidido a otorgar más poder a los ciudadanos frente a las organizaciones empresariales. Los dos grandes logros de su mandato –reforma sanitaria y financiera- van en esa dirección pero los índices de popularidad le son esquivos. Pasan los meses y Obama no remonta. Según Gallup, el nivel de aprobación es del 46% frente al 47% desfavorable. Y noviembre está a la vuelta de la esquina y la igualdad entre republicanos y demócratas es máxima, según la última encuesta de Gallup.

Luz verde a la reforma financiera

Posted in Estados Unidos by Jaime García on 14 julio 2010

Foto: White House

Texto también disponible en Miradas de Internacional

Barack Obama ya tiene los votos necesarios para sacar adelante en el Senado la reforma financiera, la más amplia desde los años 30. Es, con toda probabilidad, la última gran iniciativa que los demócratas conseguirán aprobar antes de las elecciones de mitad de mandato.

Con esta nueva legislación, el Gobierno podrá frenar los excesos de Wall Street. La Casa Blanca limitará los salarios de los banqueros, podrá liquidar entidades en quiebra y se frenarán las inversiones y la compraventa de activos de riesgo. Asimismo, la ley establece una mayor exigencia de capital para los bancos y somete a un mayor control a las entidades de calificación de riesgo.

Habrá también una mayor protección al consumidor con la creación de una Oficina de protección al consumidor. El objetivo de la reforma es evitar que se vuelva a repetir la crisis económica que ha sacudido al mundo entero.

Barack Obama está seguro de que la ley “beneficiará a las familias, a las empresas y a la economía”. El último voto que ha conseguido el partido del presidente es el del senador demócrata de Nebraska Ben Nelson. Inicialmente crítico con la ley, ha considerado necesario proteger a los ciudadanos de “futuros abusos realizados por Wall Street que cuestan a miles de habitantes de Nebraska y millones de estadounidenses sus puestos de trabajo, sus ahorros y su
seguridad financiera”.

Con el voto de Nelson, los demócratas cuentan con 57 votos de su grupo y tres republicanos, que suman los sesenta necesarios. La Cámara de Representantes dio el victo bueno a la iniciativa en junio, con el apoyo de tres republicanos.

El líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, dijo que quiere aprobar la reforma esta misma semana.

Saramago creía en Obama

Posted in Saramago by Jaime García on 9 julio 2010

José Saramago se fue y Guantámano seguía abierto. El genial escritor cayó también rendido a los encantos del presidente Obama. Y a través de su cuaderno digital pidió que la primera decisión del presidente de EEUU fuera cerrar ese “campo de concentración (y de tortura)”. “Y de camino, acabar con el bloqueo”.

¿Que no se pode hacer todo, así, de una sentada? Sí, tal vez no se pueda, pero, por favor, señor presidente, por lo menos haga algún gesto. Al contrario de lo que quizá le hayan dicho en los corredores del senado, esa isla es más que un dibujo en el mapa. Espero, señor presidente, que algún día quiera ir a Cuba para conocer a quien allí vive. Finalmente. Le prometo que nadie le hará daño.

Saramago sabía que ningún mandato presidencial puede ser perfecto, pese a las expectativas creadas en torno al máximo mandatario. Y en el caso de Obama eran tantas… Sólo le pedía una cosa: que no renunciara a su palabra.

Tal vez acierte, tal vez no, y algo de sus insuficiencias, que ciertamente las tendrá, se las tendremos que perdonar, porque errar es propio del hombre como por experiencia hemos aprendido a nuestra costa. Lo que no le perdonaríamos jamás es que llegara a negar, deturpar o falsear una sola de las palabras que ha pronunciado o escrito. (…) Lo sabemos todo de discursos engañosos, señor presidente, mire bien dónde se mete.

Obama, decía Saramago, probablemente no hubiera sido presidente sin Rosa Parks. Saramago veía en el tsunami electoral provocado por el primer presidente negro de EEUU el sueño de Luther King. Y pedía que nadie acabara con él, porque aún seguía creyendo en milagros:

Tal vez todos seamos creyentes de esta nueva fe política que irrumpió en Estados Unidos como un tsunami benévolo que se va a llevar todo por delante separando el trigo de la paja y la paja del grano, tal vez sigamos creyendo en milagros, en algo que venga de fuera para salvarnos en el último instante, entre otras cosas, de ese otro tsunami que está arrasando el mundo.

El escritor entendía que la promesa de que otro mundo es posible no se cumpliría sin la iniciativa de todos: “De nosotros depende que dure este sentimiento”. Y es que Obama se alejaba de la máxima –que nadie negó una vez se formuló- que asegura que la política es el arte de no decir la verdad.

Levanta la voz para hablar de valores, de responsabilidad personal y colectiva, de respeto por el trabajo, también por la memoria de aquellos que nos antecedieron en la vida.

Esa forma de hacer política supuso un Nobel para Obama: “Es posible que comience a decirse que el Premio Nobel de la Paz ha sido prematuro, pero no lo es si lo entendemos como una inversión… Gracias a él tal vez Obama adquiera todavía mayor conciencia de cuanto lo necesitamos”.

Saramago se fue. Siempre será recordado. Una mente lúcida que luchó con las injusticias y la sinrazón. Batalló desde su pluma. Y un político negro le hizo recuperar la fe en el oscuro juego de los poderosos. Obama no faltó a su palabra mientras Saramago vivió. Sin duda, el portugués seguirá sus pasos allá donde quiera que esté.

Lista de participantes en el post colectivo sobre Saramago:

Saramago: esa dulce mirada portuguesa, de Gloria Fernández
http://lacomunidad.elpais.com/gloriainfinita/posts

El que calla, muere y dice, de Lisi Prada
http://lacomunidad.elpais.com/lisiprada/posts

Saramago el humano, el escritor, de Trasindependiente
http://lacomunidad.elpais.com/trasindependiente/posts

Saramago, blogger de Blas F. Tomé
http://lacomunidad.elpais.com/blasftome/posts

Saramago creía en Obama, de Jaime García
https://enclaveinternacional.wordpress.com/

La Iberia de Saramago, de Encarna Hernández
http://encarnahernandez.wordpress.com/

Saramago de Fernando María
http://lacomunidad.elpais.com/fernandomaria/posts

Saramago i la ciutadania lúcida de Enric Senabre
http://observatoridelaciutadania.blogspot.com/

Saramago, maestro de la literatura, de Cástor Olcoz
http://lacomunidad.elpais.com/usuarios/sixto-l-hotmail-com

Saramago y la Unión Ibérica, de Emilio Fuentes
http://lacomunidad.elpais.com/efurom1

Saramago: compromiso y Literatura, de Carmen Guarddón
http://lacomunidad.elpais.com/crguarddon/posts

‘Pilar’, de Fernando Solera:
http://fernandosolera.com/

A Saramago, Psiquiatra de familia
http://lacomunidad.elpais.com/psiquiatradefamilia/posts

Saramago, de Arco:
http://lacomumidad.elpais.com/tuttifrutti/posts

Saramago y el derecho a la rebelión, de Merhum:
http://lacomunidad.elpais.com/usuarios/merhum

José Saramago como Blogger:
www.ciudadanomorante.eu

La traducción de Europa según Saramago, de Alejandro Palomino
http://traduccionlenguadeeuropa.blogspot.com/

Mi padre y Saramago, de Bernardo Ramos Vañó
http://bramosv.blogspot.com/2010/07/jose-saramago.html