En Clave Internacional

Mapa de las migraciones

Posted in Migraciones by Jaime García on 12 agosto 2010

La ONU calcula que en el mundo hay 200 millones de migrantes internacionales. Más de tres cuartas partes de los migrantes tiene como destino un país con un nivel de desarrollo humano superior al de su lugar de origen. Abandonar el lugar de origen es, muchas veces, la única oportunidad para mejorar sus oportunidades. El Informe de Desarrollo Humano 2009 defiende que los migrantes dinamizan la producción a un costo muy inferior o incluso nulo para los nacionales. No obstante, quienes desean migrar se tropiezan cada vez con más obstáculos erigidos por los gobiernos. Se calcula que hay 50 millones de personas que viven y trabajan de forma irregular en el extranjero.

1.- Estados Unidos tiene la mayor comunidad de inmigrantes del mundo. Unos 43 millones de inmigrantes viven allí, lo que supone el 13,5% de la población total.

– SEGUIR LEYENDO EN miradasdeinternacional.com

Negar la ciudadanía, la última ocurrencia

Posted in Estados Unidos by Jaime García on 12 agosto 2010

“Toda persona nacida o naturalizada en los Estados Unidos, y sujeta por ello a tal jurisdicción, es ciudadana de los Estados Unidos y del Estado en que resida. Ningún Estado podrá crear o implementar leyes que limiten los privilegios o inmunidades de los ciudadanos de los Estados Unidos; tampoco podrá ningún Estado privar a una persona de su vida, libertad o propiedad, sin un debido proceso legal; ni negar a persona alguna dentro de su jurisdicción la protección legal igualitaria”.

La enmienda catorce de la Constitución de Estados Unidos está ahora amenazada por los cálculos electoralistas de los republicanos en plena lucha electoral. El senador republicano Lindsey Graham prendió la mecha con la propuesta de revisar el derecho. Según Graham, no debería aplicarse la ciudadanía a los hijos nacidos en EEUU de padres inmigrantes sin papeles. La propuesta ha recibido rápidamente el apoyo de otros republicanos, como el líder del partido en el Senado, Mitch McConnell.

Y es que los republicanos confían en los réditos de una posición dura frente a la inmigración ilegal. No obstante, el 56% de los estadounidenses se oponen a cambiar la enmienda, frente al 41% que está a favor, según un sondeo realizado por el Centro de Investigación PEW para el Pueblo y la Prensa.

De acuerdo con Pew Hispanic Center, de los 4,3 millones de recién nacidos en 2008, 340.000 fueron hijos de inmigrantes ilegales. Esta cifra supone el 8% del total. El 16% de los recién nacidos son hijos de inmigrantes documentados y el 76% de ciudadanos estadounidenses. Casi cuatro de cada cinco de los 5,1 millones de hijos de inmigrantes indocumentados menores de 18 años tienen la ciudadanía estadounidense por haber nacido en el país.

Según la encuesta sobre la Comunidad Estadounidense de la Oficina del Censo, en 2008 había un total de 30,7 millones de hispanos –dos tercios del total- de origen mexicano en Estados Unidos. Se estima que 46.822.000 hispanos viven en EEUU. Dos de cada diez inmigrantes mexicanos son ciudadanos estadounidenses. Y el 36,7% de los mexicanos vive en California mientras que uno de cada cuatro (25,2%) vive en Texas.

Los hispanos siguen la estela de los afroamericanos

Posted in Estados Unidos by Jaime García on 5 agosto 2010

Unos cincuenta años atrás el director del FBI, John Edgar Hoover, calificó al movimiento negro como la amenaza interna más grande para la seguridad de Estados Unidos. Bien entrado el siglo XXI, es un sheriff de Arizona, Joe Arpaio, quien aplica la misma doctrina contra los inmigrantes hispanos.

Entre 1956 y 1971, en el marco del COINTELPRO, el FBI abrió 295 acciones contra los movimientos afroamericanos. Arpaio, mal aprendiz de Hoover, exhibe la misma actitud hacia los hispanos. Al sheriff de Maricopa no se le quedan pequeñas las cárceles pues monta tiendas de campañas para que todos cumplan su condena. Los presos visten obligados ropa interior rosa y trajes a rayas.

Si el inicio de la segunda mitad del siglo pasado estuvo marcado por las reivindicaciones -a menudo sangrientas- de los afroamericanos en un sistema hecho por y para los blancos, los hispanos han tomado ahora el testigo. Reclaman su condición de ciudadanos, su cuota de poder en un país cuyo sistema político es incapaz de dar soluciones.

La gobernadora de Arizona, Jane Brewer, prendió con su ley racista la mecha de un nuevo movimiento civil. Y es que la comunidad hispana no va a detenerse en su empeño. Cuentan, de momento, con el apoyo del presidente Obama que no obstante es incapaz de aprobar una ley de inmigración que resuelva las reivindicaciones de la minoría.

Buena parte de la opinión pública se ha posicionado ya en contra de la ley de Arizona y miles de personas han mostrado su desacuerdo en sucesivas manifestaciones. La primera victoria de la comunidad hispana ha sido la suspensión de los artículos que incriminaban a los inmigrantes en la polémica ley. Pero sólo es un pasito en el largo camino que se presenta.

La batalla judicial provocada por la SB 1070 se alargará en el tiempo, cosa que aprovecharán los colectivos de inmigrantes para organizar la lucha por sus derechos. Una movilización al estilo de la Marcha de Washington y un líder como Malcom X o Luther King quedan aún lejos, pero el movimiento apenas ha dado sus primeros pasos. La aparición de un dirigente nacional y una organización fuerte son cuestión de tiempo si Obama no ataja la encrucijada.

La cuestión hispana puede pronto dejar de ser un problema electoral para la Casa Blanca para convertirse en la antesala de una revolución. Las pasadas exigencias de los afroamericanos nos recuerdan el poder de la organización civil.

ARTÍCULOS RELACIONADOS EN EL BLOG: Populismo y desconocimiento, rivales de la inmigración

Populismo y desconocimiento, rivales de la inmigración

Posted in Estados Unidos by Jaime García on 10 abril 2010

[Texto también disponible en miradasdeinternacional.com]

“América para los americanos”, dicen. Los voceros y seguidores del ‘Tea Party’ reclaman una vuelta a lo más primigenio de la nación. Miles de personas integran un movimiento radicalmente contrario al poder federal y los impuestos y al presidente Obama, a quien acusan de no ser estadounidense. Reivindican los valores más conservadores del Partido Republicano y atacan sin piedad a los llamados RINOs (Republicanos Sólo De Nombre). Su discurso tiene poca profundidad, pero les llega para reclamar la devolución de América a los americanos; rechazan la inmigración y reniegan de las minorías raciales.

Llama la atención que un movimiento de estas características tenga lugar en un país fundado por inmigrantes, cuya absorción de los diversos flujos migratorios ha contribuido al desarrollo del país y a dar sentido a la identidad nacional. Estados Unidos tiene cerca de 43 millones de inmigrantes. Desde los casi 11 millones de inmigrantes que había en el país norteamericano en 1960, la tasa de crecimiento anual ha registrado unos números positivos del 2,9% anual de media, coincidiendo con un crecimiento de su economía e influencia internacional que le han situado como única superpotencia mundial.

Pese a ello, la democracia más longeva del mundo tardó bastantes más años que otras naciones europeas en abolir la esclavitud, y hace tan sólo 45 años que promulgó las leyes de Derechos Civiles. La democracia por excelencia ha ejercido el poder de manera despótica sobre una buena parte de la población.

Involución, no revolución
¿Quieren volver a ello los miembros del ‘Tea Party’? La nueva derecha estadounidense revela el carácter racista del hombre blanco que ha ido perdiendo el poder dominante del que disfrutaba, minado por las sucesivas corrientes igualitarias; liberación femenina, derechos civiles…

Según datos de Gallup, el movimiento conservador está formado mayoritariamente por hombres, que forman el 55% del total, frente al 45% de mujeres. Los seguidores de Sarah Palin y compañía no cumplen las características del ciudadano medio estadounidense, política e ideológicamente hablando. Sólo el 8% de quienes apoyan este movimiento son demócratas, frente al 32% de los americanos que se declaran como tal; el 49% de sus seguidores son republicanos, cuando el 28% de los encuestados se declaran republicanos.

El credo del movimiento del ‘Tea Party’ no es original. En tiempos de crisis, el discurso más sencillo es culpar a los inmigrantes. Las líneas maestras de las arengas racistas se basan en que los recién llegados dejan sin trabajo a los nacionales, viven de los contribuyentes por la petición de ayudas al Estado, sobrecargan servicios públicos como la salud y la educación y aumentan la delincuencia. No porque un juicio se repita con frecuencia se vuelve cierto. Nada de esto ocurre en Estados Unidos. [LEER MÁS] (more…)