En Clave Internacional

El poder de los hispanos en EEUU

Posted in Estados Unidos by Jaime García on 12 enero 2010

Julián Castro, alcalde de San Antonio

Se elabora cada diez años y sirve para radiografiar la demografía de Estados Unidos. El reparto de 300 mil millones de dólares en escuelas o transporte público, así como la distribución de congresistas en la Cámara de Representantes y la delineación de los distritos dependen del censo que va a confirmar el gran crecimiento de la comunidad hispana, según informa The Economist.

A pesar de que los datos no se conocerán hasta el mes de diciembre, el semanario avanza que la población hispana se incrementará hasta el 16% del total, desde el 12,5% registrado en el censo de 2000. De esta forma, la comunidad hispana va a sobrepasar a los negros en 2,5 puntos, cuando hace diez años suponían el 12,9% de la población total, por delante de los hispanos.

Hasta 18 estados verán alterada su participación en el Congreso y los estados blancos situados en el noreste serán los perdedores. La frontera con México saldrá beneficiada tras el final del recuento; Arizona y Nevada ganarán un congresista y Texas podría ganar hasta cuatro.

Julián Castro, un treintañero prometedor
Los hispanos confirman así su creciente influencia en la vida política estadounidense, después de que esa comunidad se revelara decisiva en las últimas elecciones presidenciales. Según datos de Pew Research Center, el 66% votó a Obama frente a un 32% que optó por McCain. Los demócratas consiguieron el voto de sector de población muy próximo a los republicanos aunque anteriormente George Bush, de la mano de su titiritero Karl Rove, consiguió manejar muy bien el voto hispano. Sin embargo, los demócratas vieron cómo el voto hispano aumentaba a su favor en 13 puntos en las elecciones de 2008.

Obama obtuvo la victoria en estados como Nevada, Colorado, Nuevo México, Virginia, Carolina del Norte e Indiana gracias al voto hispano. Estos datos hacen predecir una hipotética victoria de Obama en las próximas elecciones presidenciales siempre y cuando no haya cambios sustanciales de tendencia. El partido azul parece haberle ganado la partida a los elefantes en un sector de población eminentemente republicano, entre otras cosas, por la posición de apertura del anterior presidente de EEUU, la sobrerrepresentación de los hispanos en las fuerzas armadas, su fuerte religiosidad y su cultura conservadora.

El futuro comportamiento de los hispanos va a ser decisivo en el rumbo de la política estadounidense. Igualmente, su voz va adquirir un papel protagonista. El joven alcalde de San Antonio Julián Castro (35 años) se postula como una de los políticos hispanos más prometedores. Con 34 años fue elegido alcalde de la séptima ciudad más grande de EEUU y la más importante en cuanto a la población hispana. Los analistas auguran a Castro una brillante carrera política, que pasan por el Senado norteamericano o la Gobernación de Texas. Que el feudo de George Bush vuelva a ser azul después de 15 años ya no es una quimera y en su realización tendrá mucho que ver el actual alcalde de San Antonio. “Mi hermano y yo fuimos parte del sueño americano, asistimos a escuelas públicas, y crecimos en una casa en donde mi abuela solo había cursado hasta el cuarto año escolar”, asegura orgulloso. ¿Podría convertirse algún día Castro en el Obama hispano?

Anuncios