En Clave Internacional

Ramón Lobo y el periodismo sin adjetivos

Posted in Periodismo by Jaime García on 15 diciembre 2010


Los hábitos para informarse han cambiado. El público joven olvida los periódicos porque en las ediciones digitales encuentran los mismos contenidos actualizados. Las webs con cada vez más completas. Twitter se empieza a asentar como una fuente de información más. Las alertas, las últimas horas, las suscripciones RSS, las versiones para teléfonos móviles…

Estamos saturados de información. Ahora bien, ¿qué tipo de información nos martillea a cada instante? El reportero Ramón Lobo pasó por el Máster de ABC para hablar de periodismo, el que hace historias humanas. Así es como lo entiende. Estos días, “los periodistas están tan ocupados del Twitter y los blogs que no tienen tiempo de informar”, bromeó. El periodismo no tiene adjetivos. Solo hay uno.

Salir a la calle, hablar con la gente, preguntar, buscar las historias geniales que cada uno porta… esa es lo que permite aportar una mirada distinta. “¿Cuántos reportajes de gente que vive sin sanidad en EE.UU. hemos leído?”, se preguntó, en contraposición con la avalancha de noticias que provocó la reforma de Obama. A quien ha pasado por Bosnia, Irak, Afganistán, Kosovo, Ruanda o Nigeria, el número de corbatas sumado al número de páginas de un periódico le revela el índice de aburrimiento.

Cuando uno le escucha hablar, tiene la impresión de que se aburre mucho en Madrid, como si estuviera fuera de su hábitat natural. A la espera de nuevas aventuras, Ramón Lobo escribe en sus blogs. En uno, donde le pagan, escribe de información internacional; en el otro se divierte. Dice que confía mucho en internet, medio al que las grandes cabeceras deben adaptarse lo antes posible: “El tiempo que le queda de influencia al papel es el que tenemos para posicionarnos”.

Ramón Lobo es crítico con lo que se hace en la prensa española. A veces tiene la sensación de que los periódicos viven en un mundo paralelo que ellos mismos retroalimentan. Y es que la labor del periodista no es sentarse en la misma mesa que el poder, sino ser la “gente que moleste”. Wikileaks ha venido a recordarlo. Porque, a pesar de todo, es el “negocio del periodismo” el que está en crisis, “no el periodismo”.

Anuncios

Domoslawski: “Algunos libros de Kapuscinski prefiero ponerlos en la estantería de literatura”

Posted in Periodismo by Jaime García on 16 noviembre 2010

El autor de la biografía de Ryszard Kapuscinski, Artur Domoslawski, nos ha visitado hoy en el Máster de ABC. ‘Kapuscinski non fiction’ revela que muchas de las cosas que contó el periodista no son ciertas y que trabajó para los servicios de espionaje de la Polonia Comunista. Esta es la crónica de la charla de casi dos horas:

Domoslawski, durante la charla.

Ryszard Kapuscinski fue el gran testigo del siglo XX. El periodista polaco creció bajo la sombra de la II Guerra Mundial, estuvo presente en el fin de los imperios coloniales en África, reportó guerras y pasó por Europa y América. Pero hasta ahora, nadie había indagado en su vida como lo ha hecho Artur Domoslawski, periodista polaco que estos días presenta la biografía ‘Kapunscinski non fiction’.

Domoslawski contó en su visita a ABC que su trabajo es el “relato de un niño de guerra, de un militante, un poeta, un revisionista, un pensador, un escritor y un periodista”. En este sentido, Domoslawski cree que los experimentos de Kapuscinski con las formas narrativas le llevaron a traspasar las fronteras que hay entre el periodismo y la literatura. “Ciertos libros los prefiero poner en la estantería de literatura, ‘El Emperador’ o ‘El Sha’ son literatura”, sostuvo Domoslawski.

¿Significa eso que el maestro de periodistas no contó la verdad en sus reportajes? Domoslawski no lo cree así: “No fue mentiroso ni arrogante, a veces utilizaba técnicas literarias pero hacía un trabajo periodístico”. Kapuscinski era consciente de la leyenda que rodea a los escritores, reflexionó el periodista polaco, y por ello no rectificó errores como el que afirmaba que conocía al Che Guevara. “Le gustaba la admiración, creo que ese dato debería haberlo corregido”, comentó.

El autor de ‘Kapuscinski non fiction’ justifica su trabajo como un intento de entender el contexto que marcó al famoso periodista: “Cuando descubrí que ciertas cosas que contaba no eran verdad dudé si seguir o no. Concluí que para contar sus aspectos más polémicos debía entender todas las circunstancias que rodearon a su figura”. Domoslawski contó a ABC que el libro está escrito desde la admiración de un amigo hacia su mentor y maestro. “Nunca pensé en escribir la biografía de Kapuscinski. Lo hice cuando, ya fallecido, quise conocer mejor su vida. Quise conocer su camino, sus dilemas. No me hubiera sentido tan libre en la investigación si siguiera vivo”, admitió.

El libro revela también que Kapuscinski trabajó para el servicio de inteligencia de la Polonia Comunista durante sus viajes al extranjero. Domoslawski quiso relativizar la cuestión: “No se puede decir que colaborara con el Partido Comunista porque defendió esa idea hasta los años 80. No le suponía ningún compromiso. Además, era el peaje que tenía que pagar. En su época los periodistas eran del Estado y tenían la doble labor de informar y mandar informes al Estado”.

Según Domoslawski, a Kapuscinski “le dolían mucho las críticas”. ¿Cree que estaría feliz si leyera su libro? “No -respondió-, pero es más que un libro de periodismo. Hay muchas partes de las que estaría contento. Él hubiera querido que fuera yo quien contara lo que se dice en el libro, aunque tengo dudas de que quisiera que se revelaran ciertos datos”, ironizó. Artur Domoslawski asegura que cuenta todo lo que ha descubierto. Lo mejor, dice, es que lo haga alguien que le admira. “Hoy, como le entiendo mejor, le admiro más”, concluyó.

James Nachtwey, fotógrafo de raza

Posted in Fotografía by Jaime García on 28 octubre 2010

Hablar de fotografía comprometida supone hablar de James Nachtwey. Estuvo en Rwanda para ilustrar el brutal genocidio, en Afganistán cuando los talibanes impusieron la Sharia en 1996, en Israel y en Nueva York cuando el World Trade Center fue atacado el 11 de septiembre. “Mi trabajo no es hacer las cosas sean cómodas o fácilmente digeribles”, dice. Sus fotos muestran la vergüenza humana.

Se calcula que entre 500.000 y 1.000.000 de personas fueron asesinadas en el genocidio de Rwanda. Si la cifra se estableciera en 800.000, equivaldría al 11% del total de la población y 4/5 de los tutsis que vivían en el país.

Tras la intervención soviética se reanudó la guerra civil y en 1996 los talibanes impusieron un régimen basado en la Sharia.

El conflicto entre Palestina e Israel ha sido otro de los escenarios que ha fotografiado James Nacthwey.

James Nachtwey cubrió el atentado contra las Torres Gemelas para la revista Time.

World Press Photo le ha nombrado fotógrafo del año en 1992 y 1994. Ha ganado cinco veces la Robert Capa Gold Metal, siete veces el Magazine Photographer of the Year, tres veces el International Center of Photography Infinity Award...

El documental War Photographer es imprescindible para quienes creen en el PERIODISMO:

El futuro de la prensa se llama iPad

Posted in Periodismo by Jaime García on 3 marzo 2010

[Texto también disponible en miradasdeinternacional.com]

La crisis económica y los nuevos hábitos para informarse propiciaron el cierre de más de 160 periódicos estadounidenses en el último año. No hay rotativo que se haya librado de llevar a cabo una reestructuración con el fin de reducir gastos, azuzados por la caída libre de los ingresos por publicidad. La amenaza de cierre de centenarios como The New York Times o San Francisco Chronicle es una realidad.

Los ingresos que generan las ediciones digitales de los medios no son suficientes para mantener a flote un modelo empresarial que no vale para el sistema de medios actual. Los hábitos de los demandantes de información han cambiado radicalmente, tal y como demuestra el último estudio de Pew Research Center. Según los datos proporcionados por la entidad, la prensa digital ya supera a los periódicos y la radio como medio de noticias más popular, por debajo de la televisión local y nacional.

En concreto, seis de cada diez americanos leen las noticias en las ediciones digitales. El 29% de ellos tiene menos de 30 años. Un 33% de los propietarios de teléfonos móviles se informan a través de sus celulares. La mitad de los estadounidenses dice acceder a las noticias a través de los periódicos locales –el 17% en diarios nacionales- y un 54% de la población utiliza la radio. La televisión local y nacional encabezan los medios preferidos por los norteamericanos.

Pantallas, patrón preferido
Se observa que las pantallas son el patrón preferido para conseguir información y en esa coyuntura irrumpe el iPad de Apple como elemento integrador de todos los viejos medios de comunicación de masas más Internet. Las primeras aproximaciones de las empresas informativas a la Red de redes no han resultado satisfactorias, pero el significativo porcentaje de personas que se informan por sus teléfonos móviles vislumbra una oportunidad de oro para que los medios impresos salgan de la depresión.

No obstante, el éxito dependerá de cómo los medios logren adaptarse a las necesidades de sus lectores. La información meteorológica se alza como la sección más seguida para el 81% de los usuarios. La información nacional y la salud son las temáticas que continúan la lista. La información económica (64%) e internacional (62%) ocupan la cuarta y quinta plaza, respectivamente. Sorprendentemente, sólo el 52% de los lectores estadounidenses usa Internet para seguir la información deportiva, en el octavo lugar de los doce temas analizados en el estudio de Pew Research Center. El 47% sigue los vaivenes de los ‘celebrities’ en los medios digitales.

Igualmente, las empresas informativas deben tener en cuenta que la identificación lector-periódico ha pasado a mejor vida en la Red. La mayoría de consumidores de noticias en línea (el 57 %) usa entre dos y cinco fuentes diferentes y el 65% no tiene una web favorita para informarse. Solamente un quinto de los lectores estadounidenses confía en un único sitio para leer noticias.

Descargar el informe completo
Datos técnicos de la encuesta

Tagged with: ,

Más de cien periodistas asesinados en 2009

Posted in Periodismo by Jaime García on 15 febrero 2010

Decía Alexis de Tocqueville que la prensa es el instrumento democrático por excelencia de la libertad. Y, aun en el siglo XXI, ejercer el oficio del cuarto poder tiene sus riesgos. Un total de 110 periodistas murieron en el año 2009 en el ejercicio de su trabajo, según el ‘Informe mundial de libertad de prensa 2009’ realizado por el Instituto Internacional de Prensa.

Es el año más letal de la última década, con datos comparables con los de 2006, cuando fueron asesinados 100 periodistas, 46 de los cuales lo hicieron en Irak, coincidiendo con la oleada de violencia que afectó al país tras la invasión de Estados Unidos.

Rusia, Brasil e India se encuentran entre los países que integran la lista elaborada por el Instituto Internacional de Prensa. El país más peligroso para ejercer la profesión es Irak donde fueron asesinados170 de los 735 periodistas en la última década. Filipinas registró en 2009 el mayor número de asesinatos, con 38. El país asiático es el segundo más peligroso para ejercer el periodismo. En la última década, 93 periodistas murieron allí.

Colombia y México ocupan el tercer y cuarto puesto en el ranking de países más peligrosos para los periodistas. Once profesionales fallecieron en México en 2009 y seis en Colombia. Honduras registró la muerte de cinco informadores. América Latina fue la segunda región más peligrosa en el año pasado, con 28 asesinatos. Asia, con 55, registró el mayor número de asesinatos y fue el continente más peligroso del mundo en los últimos diez años. El 33% de las víctimas murieron en Asia, un total de 238 periodistas.

Oriente Medio y el norte de África, con el 27% de todos los asesinatos, fue la segunda región más letal.

53 periodistas fallecieron en África en la última década frente a los 162 asesinados en el continente americano y los 66 muertos en Europa.

Tagged with: