En Clave Internacional

Revolución, revuelta y rebelión

Posted in Teoría by Jaime García on 24 agosto 2009

Octavio-Paz“Hay que distinguir entre revolución, revuelta y rebelión“, dice el poeta Octavio Paz en su ensayo sobre la condición del mexicano,’El laberinto de la soledad‘. Según el mexicano, las revoluciones son hijas del concepto de tiempo lineal y progresivo y significan el cambio violento y definitivo de un sistema por otro.

Las revoluciones no surgen desde arriba, como pretende hacer creer Hugo Chávez con su particular revolución bolivariana. Octavio Paz afirmaba en su ensayo que las revoluciones son actos de grupos e individuos marginales cuyo fin es cambiar el orden.

El rebelde, por contra, lo que persigue es destronar al tirano. Y “las revueltas son hijas del tiempo cíclico: son levantamientos populares contra un sistema reputado injusto y que se proponen restaurar el tiempo original, el momento inaugural del pacto entre los iguales”.

Siguiendo estas pautas, recupero una entrevista a Daniel Cohn-Bendit que salió publicada en ‘El País’ en mayo de 2008, con motivo de los cuarenta años desde Mayo del 68. Cohn-Bendit, político ecologista franco-alemán, eurodiputado, fue uno de los líderes del 68.

Mayo del 68 fue una rebelión
En dicha entrevista sostiene que los acontecimientos en los que él participó de una forma muy activa, Daniel el Rojo le llamaban, fue una rebelión y no una revolución. Fue “sobre todo, una rebelión antiautoritaria que tuvo lugar un poco por todas partes”. Mayo del 68 fue protagonizado por una juventud nacida tras la guerra y que se oponía a el tipo de sociedad impuesto por las generaciones de la guerra.

Las revoluciones son actos de grupos e individuos marginales cuyo fin es cambiar el orden.

Según el político francés, la diferencia entre revolución y rebelión es que la primera persigue, por encima de todo, la toma del poder, mientras que los protagonistas de Mayo del 68 querían tomar el poder sobre sus vidas y no el poder político. “Por eso, la palabra rebelión es más adecuada”, sentencia Cohn-Bendit. “Muchos revolucionarios quieren el poder sobre los otros, mientas que los rebeldes del 68 lo quieren sobre su propia vida”.

Daniel Cohn-Bendit sostiene que el ciclo de las revoluciones de los siglos XIX y XX se ha acabado. Y, aunque estemos en un proceso de transformación de las sociedades, las rebeliones no se han acabado aún. El mito de la revolución, de la toma del poder, dice Daniel el Rojo, ha acabado pero “las revueltas empujan a la transformación y la modernización de la sociedad”.lenguetahorizontal