En Clave Internacional

La UE investigará al «mafioso» primer ministro de Kosovo

Posted in Europa by Jaime García on 16 diciembre 2010

El Consejo de Europa acusa a Hashim Thaçi de tráfico de órganos, drogas y armas


El pasado domingo el primer ministro de Kosovo, Hashim Thaçi, llevaba al Partido Democrático (PDK) a la victoria en las primeras elecciones celebradas en la corta historia del país. El jueves, el Consejo de Europa presentó de manera oficial un informe que vincula a Thaçi con una red de tráfico de órganos, drogas y armas.

La investigación presentada por el suizo Dick Marty acusa al primer ministro kosovar de la dirección del Grupo de Denica, una red mafiosa que operó a finales de los años noventa. Al parecer, la organización «evolucionó de ser parte de un comando armado, el ELK (Ejército para la Liberación de Kosovo) a convertirse en una notoria banda de empresarios criminales», según el informe.

Los datos difundidos revelan que las víctimas eran asesinadas y después operadas para extraerles uno o varios órganos. «Se trataba principalmente de un comercio de riñones extraídos de los cadáveres», informó Dick Marty.

Las víctimas eran ciudadanos serbios y albanokosovares detenidas en centros secretos controlados por el ELK,que luchó por la independencia de Kosovo.

La misión de la Unión Europea en Kosovo (Eulex) va a iniciar una investigación sobre los hechos denunciados a instancias de la Comisión de Asuntos Jurídicos de Derechos Humanos del Consejo de Europa. «Si tienen información minuciosa sobre este tipo de cuestiones, entonces nos gustaría que nos explicaran más formalmente para que podamos abordar este asunto», dijo a la agencia Reuters Andy Sparkes, director adjunto de la Eulex.

La Asamblea General del Consejo de Europa considera que las organizaciones internacionales sacrificaron «importantes principios de justicia» por lograr «la estabilidad a corto plazo a cualquier precio». Por ello, pide a la UE que aporte a la Eulex los recursos necesarios para la misión.

Contundencia de Serbia
El contenido del informe de Marty se adelantó el pasado martes y el Gobierno kosovar se apresuró a anunciar «todos los pasos necesarios» judiciales y políticos para aclarar «las calumnias». El comunicado emitido por el Gobierno asegura que «alguien quiere perjudicar al primer ministro después de que los ciudadanos de Kosovo» le dieran la victoria en las elecciones del domingo.

Serbia, que sigue sin reconocer la independencia de Kosovo, reaccionó con contundencia ante el presunto pasado delictivo de Hashim Thaçi a través de su ministro de Exteriores. Vuk Jeremic se preguntó por el futuro del que se acredita como «jefe de una de las mafias criminales mejor organizadas de los Balcanes».

Por otro lado, el presidente Boris Tadic pidió que se revisaran las acusaciones mientras que el fiscal adjunto del país ve motivo suficiente para «movilizar» a todo el sistema judicial de la región de los Balcanes.

La Comisión Europea, por su parte, ha optado por pedir pruebas al ponente Dick Marty. Así lo hizo la portavoz de la Alta Representante para la Política Exterior, que aseguró que la Comisión se toma las alegaciones «muy en serio».

Sin acuerdo internacional
Kosovo proclamó unilateralmente su independencia de Serbia en febrero de 2008. Estados Unidos y parte de los miembros de la UE reconocieron de inmediato al nuevo Estado.

Rusia, España, China, India y gran parte de Latinoamérica siguen sin hacerlo pese a que el Tribunal de La Haya dictaminó en julio que la independencia se ajusta a la legalidad.

Alegoría de la Unión Europea

Posted in Europa by Jaime García on 12 febrero 2010

La idea de esta entrada no es original. Se la debo a una profesora de la Universidad, que nos puso el corto en una clase. Y a un amigo que me recordó días atrás aquel vídeo. Se trata de For the birds, un corto animado fruto de la factoría de Pixar. Es divertido y dura poco más de tres minutos. Y es una perfecta representación de la Unión Europea, aunque admite diversas y variadas interpretaciones. ¿Qué pensáis vosotros?

Tagged with:

Europa no es museo… todavía

Posted in Europa by Jaime García on 4 febrero 2010

Imagen: The Economist

El imponente patrimonio cultural de Grecia contrasta con la precaria situación de su economía, al borde de la quiebra. España, que ostenta la presidencia rotatoria de la Unión Europea, corre el riesgo de seguir el mismo camino, según las últimas informaciones.

La recuperación económica de la Unión Europea no termina de arrancar, pese a las buenas señales de Alemania y Francia. No obstante, las locomotoras del viejo continente tendrán en 2010 unos niveles de paro muy cercanos al 11%, según datos de The Economist Intelligence Unit. Por encima de la media europea, el 11%, estará España, con 20,5 puntos de desempleo. Gran Bretaña e Italia, con unos niveles alrededor del 10% no se alejan mucho del promedio de la UE.

Las estimaciones del Fondo Monetario Internacional calculan que ninguno de los países mencionados llegará al 1% de crecimiento del Producto Interior Bruto. Brasil crecerá un 3,5%, India experimentará un aumento del PIB del 6,4% y China crecerá un 9%.

Otras estimaciones prevén que la economía de la UE pasará de suponer el 21% del PIB mundial, como en el año 2000, a caer hasta el 5% en apenas 30 años superada, entre otros, por China e India.

Nicolas Sarkozy y Angela Merkel han anunciado un paquete de 80 proyectos comunes para salir juntos de la crisis. La UE europea de las cuatro cabezas sigue esperando a adoptar medidas conjuntas. La aplicación del Tratado de Lisboa no logra sacar a Europa de la irrelevancia internacional. El liderazgo compartido de Van Rompuy, Ashton, Barroso y Zapatero no ha logrado que la voz de Europa sonara en la Cumbre del Clima en Copenhague. Obama prefirió negociar directamente con China e India y tampoco cree urgente celebrar la cumbre UE-EEUU prevista para mayo.

El presidente de EEUU tampoco sabe a qué teléfono llamar cuando quiere hablar con Europa que se presenta al mundo sin una política exterior clara. Brown anda deprimido en su euroescéptica región. Berlusconi prefiere blindarse de sus delitos ante la justicia italiana. Zapatero lucha cada día por irse a la cama sin ningún sobresalto nuevo al tiempo que la prensa internacional duda de su capacidad para liderar la salida de la crisis de la UE. Merkel y Sarkozy prefieren solucionar los asuntos por su cuenta. Y Obama sigue sin saber a quién llamar.

Hasta hace no tanto Europa representaba el papel de superpotencia blanda. Silenciosamente hacía valer la diplomacia, la persuasión y su prestigio cultural. La región se acostumbró a no hablar alto y hoy ya no se la oye. “Los arquitectos del experimento europeo de los años 50 lo comprendieron a carta cabal. Para ellos, la integración –posteriormente unificación- de Europa era una cuestión de supervivencia, cultural, política y económica”, dice el historiador Kenneth Weisbrode en un artículo publicado en el número 34 de Vanguardia Dossier.

Hoy Europa sigue planteándose la cuestión de la supervivencia. Los líderes europeos confiaron en el Tratado de Lisboa para salir de una parálisis que amenazaba con convertirse en crónica pero el diseño no parece acertado. Todavía tiene algo más que prestigio cultural. Aún no es un museo. Todavía…

Andrew Missé: Europa pierde peso en la escena mundial
Lluís Bassets: Obama da una patada al hormiguero europeo

Tagged with:

Obama prescinde de Europa

Posted in Europa by Jaime García on 16 enero 2010

Los principales dirigentes europeos saltaban de alegría cuando al otro lado del Atlántico Barack Obama lograba ascender hasta la presidencia de Estados Unidos. Todo hacía indicar que el nuevo mandatario sería un fiel aliado de una Unión Europea necesitada de un nuevo perro guía.

Sin embargo, la realidad ha demostrado que el idealismo atribuido a Obama se transfirió a los presidentes europeos. El nuevo presidente de EEUU ha entendido en su primer año que el nuevo centro de gravedad se ha trasladado hacia el Pacífico.

Prueba de ello es la fracasada Cumbre de Copenhague. La ausencia de una voz única y la falta de peso de los dirigentes europeos les dejaron fuera del acuerdo de mínimos final entre Estados Unidos, China, India, Brasil y Suráfrica. Obama prefirió apoyarse en las potencias emergentes en lugar de la decadente Unión Europea para el acuerdo final de una Cumbre celebrada en suelo europeo. El alemán Günther Oettinger, peso pesado de la próxima Comisión Europea ha declarado que “si la Cumbre de Copenhague nos enseña algo, es que la UE no tiene suficiente autoridad mundial cuando se trata a países como China”.

“Estados Unidos no tiene ningún socio más importante que Europa en la tarea de aumentar la seguridad y la prosperidad en el mundo”, decía el comunicado de felicitación de la Casa Blanca a los nombramientos de Van Rompuy y Ashton. La Unión Europea se encuentra ante su última oportunidad antes de caer en el olvido. La aplicación del Tratado de Lisboa pretende acabar con esta disfunción y reforzar los mecanismos de los 27 para efectuar una política exterior “coordinada, eficaz e influyente”. Y para esa tarea o, más bien, para no limitar las parcelas de poder de los jefes de Estado y Gobierno europeos se eligió a Herman Van Rompuy como presidente del Consejo Europeo, escoltado por Catherine Ashton, Alta representante para la política exterior.

Ambos nombramientos suponen el primer gran fracaso del nuevo Tratado y la UE ya no se puede permitir más errores de este calibre. Mientras tanto, el nuevo presidente rotatorio, José Luis Rodríguez Zapatero pretende “revitalizar la Agenda transatlántica” para “reforzar la complicidad” con EEUU bajo la supervisión del recién llegado Van Rompuy en el peor momento de su legislatura y deslegitimado por su gestión económica en España.

China avanza imparable

Posted in China by Jaime García on 7 enero 2010

Fuente: Foreign Policy

El premio Nobel de Economía Robert Fogel estima que la economía china alcanzará en 2040 un Producto Interior Bruto de 123 billones de dólares o, lo que es lo mismo, el 40% de la economía mundial, frente al 14% de Estados Unidos o el 12% de India, que superará a Europa (5%). El economista estima que los ingresos per cápita alcanzarán los 85.000 dólares, más del doble que Europa y mucho más que India y Japón.

La frase, probablemente apócrifa, de Napoleón (“Dejad que China duerma, pues cuando despierte sacudirá el mundo”). Como señala Fareed Zakaria en The Post-American World, “no tener que responder ante el público ha solido ayudar a Pekín a llevar a cabo su estrategia”. Su forma de gobierno les permite tomar decisiones con visión de futuro.

La educación destaca entre los factores que, según Robert Fogel, llevarán a China a liderar la economía mundial. Entre 2000 y 2004 el número de estudiantes universitarios ha crecido alrededor de un 50% y esa será la clave para el desarrollo chino. Asimismo, el sector rural será un factor decisivo en la economía china. Los últimos datos sugieren que la tasa de productividad está creciendo incluso en el sector primario. En 2009, alrededor del 55% de la población china (700 millones de personas) vivía en el campo.

Además, el régimen comunista ha aceptado el capitalismo para hacer crecer la economía, un capitalismo con características chinas, consistente de acuerdo con Zakaria en una “estrategia de crecimiento del denominador”. Sin ser una democracia, el régimen ha reducido su hermetismo y está más abierto a las nuevas ideas que anteriormente.

Por el contrario, el panorama para Europa se muestra desalentador. De aquí a 30 años, la contribución de Europa al PIB mundial caerá del 21% al 5%, sostiene Robert Fogel. En 2040, casi un tercio de la población de la Europa occidental superará los 65 años. Se estima que el crecimiento natural de las cinco grandes economías europeas salvo Gran Bretaña será negativo.

Turquía según la teoría de las élites

Posted in Turquía by Jaime García on 27 agosto 2009

TurquiaCon una población de 77 millones de habitantes, Turquía se sitúa en el puesto decimoséptimo de los países con mayor Producto Interior Bruto. Después de 80 años de laicismo republicano y más de 50 de gobierno democrático, Turquía aún no tiene claro si apostar por el laicismo o el islamismo.

Sumidos en una guerra cultural por decidir el camino que debe seguir un país partido en dos naciones, los partidarios del laicismo optan por transformar Turquía en un país como cualquier otro occidental aunque sin restar importancia al Islam. Los islamistas, por el contrario, prefieren un país transformado económica y políticamente donde la religión domine en la vida social.

Sin embargo, este choque de planteamientos se produce en el plano de las élites y no en el de la gente de a pie. La Turquía laica asiste a la aparición de una nueva élite que controla la presidencia, el gobierno y el legislativo. En cambio, los islamistas, completamente marginados desde la revolución laica, se han integrado en los grupos de poder y prestigio de la sociedad turca.

Estructura de poder turca
El último número (julio-septiembre) de la revista monográfica ‘Vanguardia Dossier’ recoge un artículo del sociólogo y politólogo Ali Arslan, profesor de la Universidad de Mersin (Turquía), en el que analiza cómo están formadas las estructuras de poder a partir de la teoría de las élites.

Después de 80 años de laicismo republicano y más de 50 de gobierno democrático, Turquía aún no tiene claro si apostar por el laicismo o el islamismo.

Según el planteamiento que sostuvieron en su día los teóricos Vilfredo Pareto y Gaetano Mosca, la sociedad se explica por un grupo formado por una minoría que manda, gobierna y dirige y por otro, mucho más numeroso, que obedece y es gobernado.

Según Arslan la estructura de poder en Turquía está formada por dos centros de poder: uno interno y otro externo. Las decisiones de Estados Unidos y la CIA, así como la influencia de diferentes organismos internacionales, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial tienen una incidencia muy importante en el devenir de la sociedad turca.

La Turquía laica asiste a la aparición de una nueva élite que controla la presidencia, el gobierno y el legislativo.

Ya dentro de Turquía, el politólogo turco distingue a la élite de poder de otras de menor importancia. La primera está formada por el Ejército, el mundo empresarial, la política y los medios de comunicación. En el grupo de menor influencia se encuentran las élites burocráticas, sindicales, científicas, culturales, directivas y jurídicas.

Voluntad del pueblo frente al poder
Las élites turcas determinan la forma final que adoptarán las decisiones sociopolíticas y económicas para guiar el futuro de la sociedad. Los ‘guardianes’ pueden con su influencia conseguir que se cumpla su voluntad pese a la oposición popular. Sin embargo, los gobernantes temen que los ochenta años de laicismo no hayan sido suficientes para conquistar el imaginario social de los turcos. Lo cierto es que en Turquía se produce un Islam ‘laico’, esto es, la vida diaria está impregnada de una cierta base islámica.

El deseo de Turquía de adherirse a la Unión Europea es natural en tanto que miembro y socio fundador de todas las organizaciones europeas y país laico que comparte con Europa sus normas estatales plasmadas en la Constitución, las leyes y las instituciones. Ahora bien, si Turquía no entra en la UE, la presión del nacionalismo y el islamismo podrían radicalizarse.

lenguetahorizontal

Obama se encalla en Afganistán

Posted in Afganistán by Jaime García on 26 agosto 2009

Candidatos-a-la-presidencia-de-AfganistanLas encuestas auguraban una victoria clara de Hamid Karzai en las elecciones presidenciales de Afganistán pero los primeros sondeos revelan un empate técnico con el principal opositor, Abdulah Abdulah. Frente al 44% de los votos estimados para el actual jefe del Estado y del Gobierno, los primeros escrutinios, apenas el 10% de los votos, apuntan a una segunda vuelta que se podría producir el próximo 1 de octubre.

Pese a la insistencia del bando occidental en presentar los comicios como un éxito rotundo, lo cierto es que tan sólo el 33% de los votantes se atrevieron a acudir a las urnas, una cifra menor de lo que se había anunciado en un principio. Decenas de personas murieron en la jornada del pasado 20 de agosto en que se registraron centenares de incidentes armados. Pese al optimismo europeo -la UE se apresuró a considerar las elecciones como un hito en la democratización de Afganistán- el candidato Abdulah ha denunciado un fraude masivo y la Comisión Electoral de Quejas ha recibido alrededor de 800 denuncias por irregularidades.

Parece que el bloque occidental sólo quiere aceptar un resultado, el de la victoria del depredador y corrupto presidente Karzai, el símbolo del apoyo internacional al país. Y es que Obama se juega mucho en Afganistán. Llegó a la presidencia prometiendo acabar con la “guerra mala” de Irak para centrarse en Afganistán. “Esta no es una guerra de elección. Esta es una guerra de necesidad. Los que atacaron a Estados Unidos el 11-S están conspirando para hacerlo de nuevo. Si no se controla, la insurgencia talibán supondrá un refugio mayor desde el que matar a más estadounidenses junto a Al Qaeda. Así que esto no es sólo una guerra contra la insurgencia. Es fundamental para la defensa de nuestro pueblo”, ha llegado a decir Obama.

¿El Irak de Obama?
Pero si las cosas siguen degradándose, Afganistán podría convertirse en el mayor borrón en la política exterior de la actual Administración. Obama podría tener el Irak que tuvo Bush o el Vietnam de Lyndom Johnson.

“Esta no es una guerra de elección. Esta es una guerra de necesidad. Los que atacaron a Estados Unidos el 11-S están conspirando para hacerlo de nuevo”.

A pesar de que la presencia militar ha aumentado de manera significativa, se estima que la insurgencia talibán afecta a cerca del 40% de los distritos del país, y en muchos de ellos la insurgencia se ha convertido en una insurrección. Como anteriormente hizo Bush, Obama sabe que para vender una guerra a los americanos lo mejor es citar a Al Qaeda tanto como sea posible. Sin embargo, el problema en Afganistán no es que la organización terrorista que lidera Bin Landen pueda regresar a su lugar de origen, sino el riesgo que supondría sumir a su vecino y nuclearizado Pakistán en el caos y la desestabilización.

Estados Unidos tendrá muy difícil solucionar los problemas de un territorio en el que se dan hasta cinco cuestiones diferentes. A la conocida guerra contra el terrorismo heredada por Bush, se le suman otras de carácter interno como en conflicto entre suníes y chiíes. La Casa Blanca también debe hacer frente a las relaciones con Rusia por la expansión de la OTAN en el antiguo espacio soviético y al conflicto con Irán, que ha proporcionado un apoyo limitado a los insurgentes para advertir de las consecuencias de un posible ataque estadounidense. Por otro lado, India y Pakistán chocan en Afganistán, pues mientras Pakistán busca eliminar la influencia india de Afganistán, que considera como parte de su perímetro de seguridad, India valora positivamente una presencia en Afganistán con objeto de lograr una vía de entrada trasera a Pakistán.

lenguetahorizontal

Estados Unidos se aferra al trono

Posted in Estados Unidos by Jaime García on 20 agosto 2009

Barack-ObamaLos continuos fracasos en la construcción de una Unión Europea fuerte hacen que los tiempos en que Samuel P. Huntington se refería a la integración europea como el movimiento único más importante en la respuesta del mundo a la hiperpotencia estadounidense queden muy lejanos.   

Según el estudioso, que acuñó el término uni-multipolaridad para referirse a la existencia de muchas potencias y una única superpotencia, la alternativa más viable al dominio de Estados Unidos tras el colapso de la Unión Soviética era el desarrollo político del proyecto comunitario.  

El resultado de cuarenta años de confrontación entre el comunismo y el capitalismo occidental derivó en la victoria de Estados Unidos, que desde entonces ha monopolizado el poder militar, económico y político a nivel mundial, y originó la conversión de EEUU en una hiperpotencia.  

Poder económico, militar y político
La nación presidida por el fenómeno mediático más importante en años, Barack Obama, ha acaparado los distintos elementos que hacen de una nación el amo del mundo. El poder militar, fundamental, proporciona los medios para ejercer la coerción y la posibilidad de derrocar a cualquier gobierno que se atreva a desafiarla. Tomando la idea del general Clausewitz, el monopolio de la fuerza proporciona la supremacía en la guerra, la continuación de la política “con otros medios”.

Las reglas del juego han cambiado, pero los jugadores se empeñan en seguir jugando a lo mismo.  

Estados Unidos se ha postulado también durante la última década del siglo XX e inicios del XXI como rector de la economía mundial; muchos analistas hablan de poder y Producto Interior Bruto como sinónimos. Asimismo, las empresas norteamericanas han sido las impulsoras del modelo capitalista y se han convertido en verdaderas empresas multinacionales que han influido notablemente en la política exterior estadounidense. 

La conjunción de diversos factores ha convertido a Estados Unidos en el rector de la política internacional durante el último siglo, siendo los amos del poder político mundial, con la intención de superar las tensiones nacionalistas previas a la II Guerra Mundial.  

Sin embargo, la etapa de George W. Bush al frente de la Presidencia norteamericana ha coincidido con el inicio del fin del unilateralismo ‘yanqui’.  

El rey, destronado
La crisis económica más grave desde los años treinta tiene en su origen los excesos del sistema capitalista, el legado más preciado por los americanos. La caída de General Motors, por ejemplo, supuso algo más que una bancarrota; ilustraba la jubilación anticipada del neoliberalismo salvaje, heredero de la Escuela de Chicago.   

El aplastante dominio militar de la hiperpotencia estadounidense propició una rápida victoria inicial en Irak, seguida de una larga lucha repleta de errores garrafales políticos y militares, y recibida con una amplia oposición por la opinión pública (el poder popular; la protesta de las masas como un desafío fatal para los gobernantes).   

Si bien un acuerdo aprobado por 192 países adquiere mayor legitimidad y credibilidad que cualquier otro, es más discutible que la eficacia de aquéllos sea mayor que la resultante del minilateralismo.

Si la globalización propició que todos los problemas sobrepasaran las fronteras, la realidad ha demostrado que el poder político permanece firmemente amarrado al Estado-nación, por mucho que el unilateralismo se haya vuelto menos capaz de resolver la mayoría de los desafíos.  

¿La historia se repite?
Si la guerra de los bóers significó el símbolo de la decadencia del imperio británico por su alto coste político, militar y económico; la guerra de Irak podría interpretarse, más que como el destronamiento del monarca EEUU, como una llamada de atención sobre la viabilidad de una duración ilimitada del soberano mundial.   

La unipolaridad de Estados Unidos no se convertirá de un día para otro en una postura bipolar (la amenaza silenciosa de China) o multipolar, pero sí se vuelve cada año más débil mientras otras naciones aumentan su fuerza. El imperialismo diplomático es un lujo que Estados Unidos ya no se puede permitir.  

lenguetavertical

Las potencias emergentes pasan sin llamar. A las dos opciones propuestas hasta ahora (integrarse en el orden occidental o rechazarlo) se ha añadido una tercera vía: entrar en el orden occidental, pero hacerlo con sus propias condiciones, propiciando una remodelación del sistema y fomentando el minilateralismo. Estamos, pues, ante el inicio del post-americanismo.  

Cambio de tendencia
El sistema de Naciones Unidas, impulsado por los ganadores en la II Guerra Mundial, representa una configuración del poder anticuada. La eficacia de un organismo creado en la primera mitad del siglo pasado se está revelando nula; las reglas del juego han cambiado, pero los jugadores se empeñan en seguir jugando a lo mismo. El hecho de que tres de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad sean potencias europeas (Gran Bretaña y Francia) o semieuropeas (Rusia) es un innegable legado de la historia, pero no puede seguir así por mucho tiempo.  

El poder político permanece firmemente amarrado al Estado-nación, por mucho que el unilateralismo se haya vuelto menos capaz de resolver la mayoría de los desafíos.

Justo cuando la globalización ha demandado una mayor coordinación entre los países, menor es la capacidad para llegar a acuerdos. Cuando las circunstancias económicas mejoran, también lo hace el nacionalismo y, por tanto, el multilateralismo decae. Eso propicia una radicalización en las posturas de las naciones, lo que se traduce en un nuevo obstáculo a la hora de responder de manera conjunta a los desafíos que se les plantean, ya sean económicos o de tipo político. Además, las posturas enfrentadas dan lugar a compromisos mínimos sin apenas trascendencia.   

La alternativa a los grandes acuerdos mundiales es la cooperación entre las principales potencias mundiales, tales como el G-8, OEA (Organización de Estados Americanos), la Liga de los Estados Árabes o el G-20; el minilateralismo.  

El avance del nacionalismo en perjuicio de la cooperación internacional puede explicarse a partir de los conceptos de legitimidad, credibilidad y eficacia. Si bien un acuerdo aprobado por 192 países adquiere mayor legitimidad y credibilidad que cualquier otro, es más discutible que la eficacia de aquéllos sea mayor que la resultante del minilateralismo.