En Clave Internacional

La CIA paga sus despropósitos

Posted in CIA by Jaime García on 26 agosto 2009

Leon-Panetta2Privación de sueño, ahogamiento simulado y duchas heladas son sólo algunas de las técnicas empleadas por la CIA para interrogar a sospechosos de terrorismo tras el atentado del 11-S en la guerra contra el terrorismo de George Bush.

Insultos, bofetadas, ahogamiento simulado, lanzamientos contra una pared falsa… completan la lista de las fechorías que cometieron los agentes al servicio del Gobierno de Bush. Si hasta ahora han gozado de impunidad, amparados por el Departamento de Justicia entre 2002 y 2005, el fiscal general, Eric Holder, ha decidido reabrir la investigación de hasta doce casos que fueron cerrados durante la era Bush.

Holder ha nombrado a un fiscal especial para llevar a cabo la labor, John Durham, que deberá revisar casos como la muerte de varios detenidos bajo custodia de la CIA en cárceles secretas en Irak y Afganistán.

Un mal trago para Obama
Obama deberá enfrentarse así a un problema que quiso evitar desde su llegada al poder. El presidente de Estados Unidos criticó abiertamente las torturas efectuadas a los presuntos terroristas cuando se encontraba en la carrera electoral, pero nada más llegar el poder mostró su disposición a mirar hacia delante y omitir las irregularidades cometidas por la Administración que heredaba.

La CIA cometió abusos como la privación de sueño, el ahogamiento simulado o lanzamientos contra una pared falsa.

Este lunes, Obama se vio obligado a desclasificar un informe elaborado en 2004 por la CIA después de la presión ejercida por la Asociación por la Defensa de los Derechos Civiles. El texto revelaba el uso de pistolas y taladradoras en los interrogatorios. Otros cuatro informes sobre interrogatorios entre 2002 y 2005 fueron desclasificados a mediados de abril. Poco después, Barack Obama se vio obligado a echarse atrás en su anuncio de la desclasificación de fotos comprometedoras sobre el abuso de detenidos en cárceles secretas.

Uno de los motivos por los que Obama quiere evitar que se conozcan los detalles de las actuaciones de la agencia de inteligencia es la situación en que quedaría el director que él mismo nombró, Leon Panetta. Según cuentan medios norteamericanos, Panetta habría amenazado con dimitir si se investigaba a alguno de sus agentes. El director de la CIA se ha situado del lado de “aquellos agentes que hicieron lo que su país les pidió”, según comunicó a sus subordinados por correo electrónico poco antes del anuncio del fiscal general.

Eric Holder, por su parte, garantizó a los agentes de la CIA de que “no se encausará a nadie que actuara de buena fe y de acuerdo con las directrices legales de la Oficina de Asesoramiento Legas del Departamento de Justicia respecto a los interrogatorios de sospechosos”.
lenguetahorizontal

Los excesos de la CIA

Posted in Estados Unidos by Jaime García on 22 agosto 2009

Leon-PanettaSi algo quería hacer Obama a su llegada a la Casa Blanca era limpiar la demacrada imagen que de su país había dejado George W. Bush. Y para ello anunció total transparencia en lo relacionado con las torturas de la CIA en la declarada guerra contra el terrorismo del desastroso  ex presidente Bush.

Sin embargo, la magnitud de las atrocidades cometidas contra los presuntos miembros de Al Qaeda, obligaron al actual presidente estadounidense a dar marcha atrás y retractarse de su anuncio de desclasificar las fotos de las torturas. Según estaba previsto, las imágenes debían haber salido a la luz el 28 de mayo pero aún seguimos esperando.

“La publicación de esas fotografías no añadiría nada a las investigaciones”, se justificó Obama. Mientras tanto, las noticias sobre los abusos de la CIA no se han dejado de suceder. Hoy mismo, ‘The Washington Post’ ha citado un informe del grupo de derechos civiles American Civil Liberties Union, según el cual la agencia de inteligencia habría utilizado una pistola y un taladro eléctrico durante un interrogatorio al jefe de Al Qaeda en el Golfo Pérsico.

Según informa el Post, los agentes habrían colocado un taladro en la cabeza de Abd al-Rahim al-Nashiri y lo habrían encendido y apagado varias veces a un prisionero que también fue sometido a asfixia simulada.

La CIA contrató a Blackwater
El actual director de la CIA, Leon Panetta, no tiene nada fácil la misión de restablecer el prestigio de Estados Unidos tras la política antiterrorista de la Administración Bush. ‘The New York Times’ revelaba esta semana que Panetta se vio obligado a convocar en junio una reunión de urgencia para informar al Congreso de que la agencia que dirige subcontrató en 2004 con la empresa privada de seguridad Blackwater parte de un programa secreto que buscaba localizar y asesinar a los líderes de Al Qaeda.

Los agentes de la CIA habrían colocado un taladro en la cabeza de un presunto miembro de Al Qaeda y lo habrían encendido y apagado varias veces.

Blackwater USA, sociedad que emplea mercenarios según informes de la ONU, se habría embolsado varios millones de dólares por un plan que, sin embargo, no consiguió capturar ningún terrorista sospechoso.

La compañía ha protagonizado varios escándalos, entre ellos, la muerte de 17 civiles en Bagdad después de que, presuntamente, varios agentes de Blackwater hubieran sido atacados. La CIA también otorgó en 2002 un contrato clasificado a la sociedad para custodiar las instalaciones de la CIA en Kabul y mantiene otros contratos clasificados cuyos contenidos no se han hecho públicos.

Xe Services, como se denomina ahora la compañía tras verse obligada a cambiar de nombre por su pésima reputación, ha venido actuando con total impunidad amparados por el ex vicepresidente Dick Cheney. La CIA recibió en 2002 la instrucción de que no era necesario que informara al Congreso sobre sus actuaciones porque, de acuerdo con la política antiterrorista de Bush, la CIA ya tenía autoridad legal para matar a miembros de Al Qaeda.lenguetahorizontal