En Clave Internacional

El presidente desmemoriado

Posted in Estados Unidos by Jaime García on 11 noviembre 2010

Foto: Christopher Morris

El anterior presidente de EE.UU. George Bush ha vuelto a la escena pública para justificarse con la publicación de su biografía ‘Decision Points’. En ella, Bush se presenta como un disidente de la guerra de Irak -no quería usar la fuerza- y asegura que la tortura en la prisión ilegal de Guantánamo ayudó a salvar vidas y prevenir ataques. No se arrepiente el ex-presidente de actuaciones impropias de una nación llamada a expandir la democracia en el mundo, como el mismo sostenía. Por mucho que tras conocer los abusos en Abu Ghraib se sintiera “mal del estómago”.

Porque el presidente de la nación más poderosa del mundo no puede quedar “sorprendido e irritado” al no aparecer las armas de destrucción masiva que justificaron el ataque unilateral sobre Irak. Bush asegura que no quiere redimirse con la publicación de sus memorias; será la Historia la encargada de juzgarle. Él sólo reconoce haber cometido un error: haber intervenido tarde en la catástrofe del Katrina.

Para los libros de historia quedan sus logros. Dejó a la economía más fuerte en una crisis que se remonta a la del año 29 después de ocho años de manga ancha a los mercados, un país enfangado en dos conflictos bélicos y la imagen de EE.UU. por los suelos. Los americanos ya lo juzgaron en sus últimos días. Con un índice de popularidad en el 35%, fue el mejor valor de la candidatura de Obama. Retirarse a su rancho fue lo mejor que pudo hacer. No necesita demostrar que sabe leer y escribir.

Anuncios

¿Reivindicación de Bush?

Posted in Estados Unidos by Jaime García on 1 septiembre 2010

Entre la Guerra Civil y 1933, los republicanos ganaron 12 de las 16 elecciones presidenciales celebradas en Estados Unidos. Esa etapa precedió a la depresión de 1929. Entre 1968 y 2008, los republicanos han ocupado la Casa Blanca durante 28 años, sólo interrumpidos por los mandatos de Carter y Clinton. George W. Bush finalizó esa etapa dejando al país sumido en la peor crisis financiera desde 2009.

En el momento más bajo del mandato de Obama, el ex presidente Bush goza de un momento de creciente aceptación cuando no de afecto. Tiempo, por tanto, de recordar algunos datos* del peor presidente de la historia del país, según coinciden decenas de analistas e historiadores.

La popularidad de Bush era en febrero de 2008 del 19%. Nixon tuvo en su peor momento un apoyo del 23%.

ECONOMÍA

Bush hijo dilapidó el superávit fiscal del 2,2% del PIB (236.000 millones de $) dejado por Clinton. Entre 2001 y 2007, la deuda federal pasó del 58 al 65% del PIB, unos 400.000 millones de dólares (294.000 millones de euros). Bush padre ya había dejado un déficit de 255.000 millones de dólares.

Casi 37 millones de personas vivían al final de su mandato bajo el umbral de la pobreza. En 2001, el número de personas oficialmente pobres era de 31,6 millones.

En el mandato de Bush se crearon 370.000 empleos anuales frente a los 1.760.000 creados en la presidencia de Clinton. La tasa del desempleo se fijó en el 6%. número de empleados a tiempo parcial creció en 5 millones.

El salario semanal medio descendió 3,55$, colocándose en 602$ (415€).

Bush dejó un descenso de la actividad productiva del 9%, del 22% en la exportación y del 20% en el consumo de bienes duraderos.

SISTEMA FINANCIERO
Quiebra de varios fondos de inversión de Bearn Sterns.
Quiebra de Lehman Brothers.
Rescate de Fannie Mae y Freddie Mac por parte de la Reserva Federal.
J.P. Morgan compró el Bear Sterns.
El Bank of America salvó a Merry Linch.
Bernard Madoff estafó alrededor de 500.000 millones de dólares.

POLÍTICA EXTERIOR
Coste de la guerra de Irak: 784.000 millones de dólares
Coste de la guerra de Afganistán: 321.000 millones de dólares
Ambas han involucrado a más de dos millones de personas y significan el conflicto más caro para Estados Unidos, sólo superado por la II Guerra Mundial.

Antes de los atentados del 11-S, el 58% de los países tenía una opinión favorable de EEUU; en 2008 había caído al 39%.

SISTEMA SANITARIO
93 millones de personas recibían una asistencia insuficiente. Cuando Bush llegó a la presidencia, 38 millones de personas no tenían atención médica particular, aunque se podían acoger al sistema Medicaid. A pesar de que el gasto estatal era un 17% del PIB, el mandato de Bush acabó con 47 millones de personas sin atención médica particular.

* Los datos están tomados de The New York Times y del libro La reacción conservadora. Los neocons y el capitalismo salvaje, de José Manuel Roca.

Rove absuelve a Bush

Posted in Estados Unidos by Jaime García on 7 marzo 2010

[Texto también disponible en miradasdeinternacional.com]

George W. Bush fue un producto de Karl Rove. El asesor político era el verdadero cerebro del ex presidente de Estados Unidos –que nunca dio muestras de hacer uso del suyo propio-. Suyo fue el mérito de las victorias electorales de Bush en 2000 y sobre todo en 2004, cuando alcanzó el mayor logro de su carrera.

Rove guió a Bush en los pasos de una de las presidencias más desastrosas que se recuerdan. Al fin y al cabo, el principal estratega de Bush hijo era un genio, pero no podía hacer milagros, aunque muchos consideren que el hecho de que el anterior presidente agotara dos legislaturas al mando de EEUU lo fuera.

La ‘eminencia gris’ de Bush ha publicado Coraje y consecuencias, un libro de memorias en el que sostiene que su antigua marioneta no mintió para conducir a EEUU a la guerra de Irak. “Hubiese ocurrido la guerra de Irak sin las armas de destrucción masiva? Lo dudo”, sostiene en su libro.

En un juego sucio como es el de la política, Karl Rove argumenta que Bush no mintió sobre las supuestas armas, sino que simplemente creyó que allí había armas químicas y radioactivas que luego no estaban, razón por la cual EEUU invadió Irak en 2003, previa autorización del Congreso estadounidense para usar los medios que creyera necesario.

“Es muy poco probable que el Congreso hubiese apoyado la resolución sobre el uso de la fuerza sin la amenaza de las armas de destrucción masiva”, indica Rove, que cree que el gobierno de Bush “probablemente hubiera buscado otros medios de contener a Sadam, lograr un régimen y lidiar con las horrorosas violaciones de los derechos humanos en Irak”.

“Pero no me hago ilusiones: el hecho de que no se encontraran los arsenales proscritos causó un gran daño a la credibilidad del Gobierno“, confiesa. No hace falta ser Karl Rove para darse cuenta.

Tagged with: , ,

Obama se encalla en Afganistán

Posted in Afganistán by Jaime García on 26 agosto 2009

Candidatos-a-la-presidencia-de-AfganistanLas encuestas auguraban una victoria clara de Hamid Karzai en las elecciones presidenciales de Afganistán pero los primeros sondeos revelan un empate técnico con el principal opositor, Abdulah Abdulah. Frente al 44% de los votos estimados para el actual jefe del Estado y del Gobierno, los primeros escrutinios, apenas el 10% de los votos, apuntan a una segunda vuelta que se podría producir el próximo 1 de octubre.

Pese a la insistencia del bando occidental en presentar los comicios como un éxito rotundo, lo cierto es que tan sólo el 33% de los votantes se atrevieron a acudir a las urnas, una cifra menor de lo que se había anunciado en un principio. Decenas de personas murieron en la jornada del pasado 20 de agosto en que se registraron centenares de incidentes armados. Pese al optimismo europeo -la UE se apresuró a considerar las elecciones como un hito en la democratización de Afganistán- el candidato Abdulah ha denunciado un fraude masivo y la Comisión Electoral de Quejas ha recibido alrededor de 800 denuncias por irregularidades.

Parece que el bloque occidental sólo quiere aceptar un resultado, el de la victoria del depredador y corrupto presidente Karzai, el símbolo del apoyo internacional al país. Y es que Obama se juega mucho en Afganistán. Llegó a la presidencia prometiendo acabar con la “guerra mala” de Irak para centrarse en Afganistán. “Esta no es una guerra de elección. Esta es una guerra de necesidad. Los que atacaron a Estados Unidos el 11-S están conspirando para hacerlo de nuevo. Si no se controla, la insurgencia talibán supondrá un refugio mayor desde el que matar a más estadounidenses junto a Al Qaeda. Así que esto no es sólo una guerra contra la insurgencia. Es fundamental para la defensa de nuestro pueblo”, ha llegado a decir Obama.

¿El Irak de Obama?
Pero si las cosas siguen degradándose, Afganistán podría convertirse en el mayor borrón en la política exterior de la actual Administración. Obama podría tener el Irak que tuvo Bush o el Vietnam de Lyndom Johnson.

“Esta no es una guerra de elección. Esta es una guerra de necesidad. Los que atacaron a Estados Unidos el 11-S están conspirando para hacerlo de nuevo”.

A pesar de que la presencia militar ha aumentado de manera significativa, se estima que la insurgencia talibán afecta a cerca del 40% de los distritos del país, y en muchos de ellos la insurgencia se ha convertido en una insurrección. Como anteriormente hizo Bush, Obama sabe que para vender una guerra a los americanos lo mejor es citar a Al Qaeda tanto como sea posible. Sin embargo, el problema en Afganistán no es que la organización terrorista que lidera Bin Landen pueda regresar a su lugar de origen, sino el riesgo que supondría sumir a su vecino y nuclearizado Pakistán en el caos y la desestabilización.

Estados Unidos tendrá muy difícil solucionar los problemas de un territorio en el que se dan hasta cinco cuestiones diferentes. A la conocida guerra contra el terrorismo heredada por Bush, se le suman otras de carácter interno como en conflicto entre suníes y chiíes. La Casa Blanca también debe hacer frente a las relaciones con Rusia por la expansión de la OTAN en el antiguo espacio soviético y al conflicto con Irán, que ha proporcionado un apoyo limitado a los insurgentes para advertir de las consecuencias de un posible ataque estadounidense. Por otro lado, India y Pakistán chocan en Afganistán, pues mientras Pakistán busca eliminar la influencia india de Afganistán, que considera como parte de su perímetro de seguridad, India valora positivamente una presencia en Afganistán con objeto de lograr una vía de entrada trasera a Pakistán.

lenguetahorizontal